David Byrne fue el encargado de dar la bienvenida a Radiohead al Salón de la Fama del Rock & Roll

Por Jon Blistein y Amy X. Wang

David Byrne rindió homenaje a Radiohead, la banda que obtuvo su nombre de una de sus canciones, en la ceremonia de ingreso al Salón de la Fama del Rock & Roll de 2019.

Cuando Radiohead se formó por primera vez, se les conocía como On a Friday porque practicaban los viernes. Cuando llegó el momento de cambiar su nombre, el grupo se inspiró en el álbum de 1986 de Talking Heads, True Stories, que incluye la canción “Radio Head”. (La canción en sí fue inspirada por el actor Stephen Tobolowky, así que también hay que agradecerle). The Talking Heads ha sido una gran influencia para Radiohead desde entonces. En 2007, Byrne realizó una extensa entrevista con Thom Yorke para Wired, mientras que en 2016, el guitarrista Jonny Greenwood mencionó la importancia de Remain in Light en el álbum de Radiohead, A Moon Shaped Pool.

Si bien, los miembros de Radiohead siempre se mostraron tímidos sobre su incorporación al Salón de la Fama del Rock & Roll, Byrne pronunció un discurso brillante, que puedes leer a continuación.

Estaba sorprendido y me sentí muy halagado cuando Radiohead dijo que sí se nombraron a sí mismos por una canción que yo había escrito. Pero tuve que preguntarme: “¿Por qué esa canción? ¿Esa canción un poco tonta de tex-mex? ¿Por qué esa?” Nunca lo sabremos.

Afortunadamente, soy un gran fan del grupo. Ellos merecen este honor por dos razones: su música, la calidad y la innovación constante, pero igualmente por sus innovaciones en la forma en que lanzan su trabajo: eso ha afectado a todo el negocio de la música, y hay muchas personas en la industria de la música en este habitación esta noche. Son creativos e inteligentes en ambas áreas, una combinación rara e inspiradora.

Aquí hay un pequeño ejemplo: Radio 1 en el Reino Unido se negó a tocar su canción “Creep” porque la encontraron demasiado deprimente. Pero luego comenzó a tocarse en otras partes del mundo y, bueno, el resto…

Y otro: Capitol Records sintió que lo que muchos consideran su obra maestra, OK Computer, fue un suicidio para su carrera y ajustó su lanzamiento y plan de mercadotecnia en consecuencia. Finalmente llegó al Número Uno en el Reino Unido. “Paranoid Android”, de ese álbum, fue considerado el nuevo “Bohemian Rhapsody”, sea lo que sea que eso signifique. Estoy deseando ver la película y ver quién interpretará a Thom.

Para mí, su disco después de eso, Kid A, fue mi momento de conversión. El disco se unió a la electrónica con formas de canciones que me impactaron. Nunca había escuchado algo así. Hay elementos e influencias del período eléctrico de Can y Miles Davis, pero esto fue muy diferente.

Lo que era realmente extraño y muy alentador era que era popular. ¡Fue un éxito! Me demostró que el riesgo artístico dio sus frutos y que los fanáticos de la música a veces no son estúpidos. Algo de eso será atestiguado por aquellos en la industria musical en la sala esta noche. Tan experimental como fue, llegó al Número Uno en Estados Unidos. En cuanto al negocio, ya estaban innovando. Esto fue en el año 2000, con una aplicación que podía transmitir música y acceder a cosas.

Ahora, unos pocos LPs más tarde, con In Rainbows, la música que en un momento parecía radical y al límite ahora se sentía completamente natural. Y en ese momento dieron el salto radical de vender el disco por el precio de “paga lo que desees”. Podrías pagar cero o un centavo. Podrías pagar el precio estándar de un disco ese año. Resultó que la mayoría de la gente pagaba la tarifa vigente, y algunas personas pagaban más. Lo que fue, pensé, una cosa increíble. Demostraron confianza en su audiencia, en el público. Confiaron en ellos para valorar la música y decir: “Tú dinos lo que crees que vale”. Y el público respondió y dijo: “Creemos que vale algo”. Este fue un maravilloso experimento social, no sólo un experimento en el negocio de la música.

Nuevas innovaciones de lanzamiento: publicaron en SoundCloud el tema de Bond “Spectre”, que nunca se usó. Y musicalmente, siguen cambiando. Su último disco, A Moon Shaped Pool, sonaba muy cinematográfico, como una película en tu cabeza. Ambos han cambiado nuestra idea de lo que puede ser la música popular y cómo puede ser lanzada y comercializada para nosotros. Por esas cosas, me siento honrado de dar la bienvenida a Radiohead al el Salón de la Fama del Rock and Roll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *