Mumford & Sons Lanzan el EP “Johannesburg” con Baaba Maal, The Very Best y Beatenberg.

Mumford & Sons se enorgullecen en anunciar detalles de un nuevo conjunto de grabaciones tituladas Johannesburg, realizadas con Baaba Maal, Beatenberg y The Very Best. El lanzamiento será el 17 de Junio de 2016. Las canciones fueron grabadas en el Studio 2 y en el Auditorio de  The South African Broadcasting Corporation, en Johannesburgo el mes de Febrero en dos sesiones de todo el día y toda la noche y fueron producidas por  Mumford & Sons y The Very Best del maestro sueco de la música electrónica, Johan Hugo. El primer tema, “There Will Be Time”, se fue directamente al número 1 en Sudáfrica (el primer sencillo número 1 de la banda) desde su lanzamiento a finales de enero.

A principios de año, Mumford & Sons se embarcaron una gira histórica de boletaje agotado en Sudáfrica. Es un país poco transitado por una banda de gira estándar y generalmente las grandes estrellas hacen paradas de 48 horas. Estadio 1, Estadio 2, entrar y salir. Mumford & Sons nunca han seguido la ruta predecible. No es parte de su ADN.

Ted Dwane: “Desde el primer día, hemos sido proactivos en ir de gira en lugares a los que la mayoría de las banda no llegan. Nos mantiene lejos de la monotonía. Creo que la carretera se podría sentir fácilmente como (la película) “hechizo del tiempo” pero, ya sean las partes altas de Escocia, la India o un recorrido en barcazas, nuestros viajes se sienten frescos y emocionantes.

“Ir a Sudáfrica nos hizo sentir como estar en una Aventura en un continente que ninguno de nosotros conocía bien. El apetito por la música en vivo es enorme y la cultura juvenil está explotando con energía y  rejuvenecimiento.

Se presentaron unas cuantas fechas tentativas. Probando las aguas. El exitoso festival circense itinerante de la banda, The Gentlemen of the Road Stopovers, no se usó para probar su eficacia y es así que su primera visita a Sudáfrica, ciertamente no iba a ir contra esa tendencia particular. Los boletos salieron a la venta. Las entradas se agotaron instantáneamente. Animación. Unas cuantas fechas más se añadieron para realizarse en Ciudad del Cabo, Durban y Pretoria. También se vendieron todas. Los conciertos fueron noticia de primera plana en Sudáfrica. Los fans quedaron descontentos y consternados – simplemente no había suficientes presentaciones. Estos fueron los ingredientes de un fenómeno. Al final, se vendieron 85,000 boletos para seis conciertos enormes al aire libre.  Eso servirá.

Para seguir adelante con esto, necesitamos retroceder un poco. Presentar a algunos de los otros actores clave en este viaje.

Winston Marshall: “Conocimos por primera vez a The Very Best en el 2010 en la gira Laneway de Australia. No sólo nos volaron la mente con su música, sino también con su capacidad para destrozar absolutamente más allá de lo que crees, todas las noches y aun así, llegar cada mañana al avión para el próximo concierto.  Es un gran placer (y abrir los ojos a la Resistencia humana) salir con ellos de nuevo e igualmente fue un gran placer, trabajar con Johan Hugo de la banda”.

The Very Best fueron una parte integral en este viaje a Sudáfrica, no sólo como parte de la alineación de la gira, sino en términos de unir a un equipo para el tiempo de estudio. El “pegamento” como lo dice Ben Lovett.

Marcus Mumford: “Todo se unió a causa de Johan en realidad – y de hecho habían actuado como pioneros sonoros en muchos sentidos – casando ritmos afrobeat, las voces e idiomas de Esaú y Baaba, sobre la composición occidental”.

Johan Hugo en un hombre bien conectado. Él conocía la ruta de la A a la C sin necesidad de consultar a B. Mumford & Sons se pegaron a este tipo. Se entiende.

Winston continúa: “A través de Johan, unos cuantos años después de Laneway, conocimos a la leyenda que es Baaba Maal, que ha sido uno de los puntos destacados de nuestra carrera. Tuve la fortuna de llevar a Baaba una invitación a su natal Podor en Senegal para el festival Blues de Fleuve en el 2013, y también escuchar y tocar con Baaba y sus músicos (con Johan al mando) mientras hacían el muy bello álbum de Baaba ‘The Traveller’ el cual fue publicado recientemente”.

Ben Lovett: “Creo que Baaba realmente estimula las ideas y saca lo mejor de nosotros cuatro. Es un líder natural  y tú sabes que has golpeado el acorde correcto (literalmente) porque él abre la boca y de repente la línea vocal más épica está por encima de la música. Es interesante que él no cante simplemente sobre algo, esperará hasta que escuche algo de lo que le estemos ofreciendo”.

Así que con The Very Best Muy a bordo para la acción en el estudio, y con Baaba, el hijo favorito del Senegal,  a una llamada telefónica de distancia, (Johan lo arregló) tenía que haber una banda sudafricana joven que pudiera incorporarse y hacer música que uniera los puntos. Un guía glorificada de gira, si no otra cosa…  

Marcus: “Creo que descubrimos a Beatenberg cuando le mencionamos a alguien que queríamos ir de gira a Sudáfrica y ellos sólo dijeron si van a ahcer eso, entonces chequen a esta banda. Los invitamos a venir a tocar en nuestro GOTR Stopover en las Tierras Altas de Escocia, el verano pasado. Son serios, músicos serios. Robin es uno de esos bateristas que son como un juguete enrollado, es metronómico y tiene cambios locos. Ross también es un bajista único en estos días, con su contrabajo sin trastes y Matt, es realmente un guitarrista virtuoso y un gran líder. Discreto y más cool que cualquier otra persona que conozco. Algunos de nosotros en nuestra banda crecieron tocando jazz y cosas afrobeat, así que teníamos antecedentes similares en algunos aspectos musicales, pero ellos nos llevaron a un nivel académico mientras que nosotros somos escolares en comparación.

Ben Lovett: “Nos encontramos con Beatenberg y de inmediato, de manera unánime, nos gustó. De alguna manera, se sentía familiar la estructura de la canción y la instrumentación y el hecho de que estuvieran cantando en inglés.  Pero había también algo único y extranjero en ello, que nos atrajo a la música”. 

Beatenberg eran únicos. Podían tocar pero, crucialmente también tenían canciones. Canciones grandiosas. Ellos dirán ahora que son fans de Mumford & Sons también, pero eso no importaba. Querían pasar el rato. Eran inteligentes y tenían ideas. Estaban dispuestos a darle una oportunidad. A entrar en el espíritu de esto. Buenos amigos.  

Marcus: “ Así que tocamos nuestro primer par de conciertos en Ciudad del Cabo, entonces, antes de viajar a Durban me quedé un día en Ciudad del Cabo para ver a unos amigos y Matt llegó a mi hotel y pasamos un par de horas simplemente escuchando demos e ideas de los demás y escuchando a otros tipos de música. Después nos sentamos y escribimos juntos  algo de Wona una media hora. No he co-escrito mucho fuera de la banda, así que fue muy divertido hacerlo. Luego, cuando llegamos a Johannesburgo tuvimos algo de música para tirar en una canción, y luego pasamos la tarde hablando de lo que se trataba la canción, la grabando las partes, y luego escribimos la mayoría de las letras después de unas cervezas, justo a tiempo para grabar las voces. Un poco de política arriesgada pero fue adecuada, orgánica, la forma en que salió”.

Se reservó un estudio en Johannesburgo. No un estudio convencional, de nuevo, eso sería demasiado fácil. La South African Broadcasting Corporation tenía una sala. Tenía dos. Literalmente, dos salas. A unos corredores de distancia, y a la vuelta de la esquina. Era un magnífico edificio, sin embargo, todos los paneles de madera imponentes y un sinfín de pasillos que conducen a un mayor número de corredores. Tenía algo un poco brutalista al respecto. Tenía una vibración.

La canción que abre  Johannesburg, “There Will Be Time”, es fuerte. Tierna pero no constreñida en sentido alguno de la moderación. Tiene esa inferencia especial de anhelo que Mumford & Sons hacen muy bien, y, cuando se combina que con la musicalidad del glorioso equipo de Baaba Maal, y su voz la que se entrecruza hipnóticamente con esa cosa anhelante, realmente tienes algo de otro mundo. De otro mundo verdaderamente. Cuando los músicos se acumularon en el escenario en Pretoria para actuar juntos, se desencadenó una terrible tormenta y el trueno parecía romper con cualquier otro ritmo de percusión de Mamadou Saar. Era algo para contemplar. Falacia patética, de todo tipo. En la lluvia de la buena gente de Pretoria y de sus pueblos circunvecinos bailaron y abrazaron el momento. Éste era para que ellos lo abrazaran.

Dondequiera que estés en el mundo de hoy, cuando te instales con este disco girando, con cualquier medio que elijas para escucharlo (vinil, CD, casete o digital)  trata de imaginar el caos absoluto de ese estudio bellamente arcano, con los músicos encogiendo sus hombros colectivos, abriendo otra botella o dos, y siguiendo adelante con ello, mientras un equipo de ingenieros (encabezados por el productor y mezclador del Reino Unido, Dan Grech-Marguerat) y los ayudantes del estudio (que incluyeron un grupo fantástico y trabajador de jóvenes estudiantes de la cercana Academia de Ingeniería de Sonido) se deslizaban suavemente a su alrededor, tratando desesperadamente de conseguir cosas para grabar, consiguiendo que las cosas sucedieran. A continuación, trata de formarte una idea y oler esa tormenta tropical que afectó y pateó a Pretoria durante quince minutos mientras esta canción hacía estragos desde el escenario. Fue un trabajo duro, pero es un buen trabajo. Trabajo sólido. Para tí…

Mumford & Sons regresarán al Reino Unido en el verano para encabezar  Hyde Park como parte de la serie BST,  el 8 de julio, apoyados por un cartel que incluye a artistas tales como Alabama Shakes y Wolf Alice.

image002 (11)

Mumford & Sons en Vivo:

8 de Julio – BST Hyde Park, Londres Boletos

www.mumfordandsons.com

www.baabamaal.com

www.theverybestmusic.com

www.beatenberg.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *