The Cure tocó sus clásicos durante su set en la ceremonia del Salón de la Fama del Rock & Roll

Por Daniel Kreps y Kory Grow

The Cure tomó el escenario de la ceremonia del Salón de la Fama del Rock & Roll como siempre lo ha hecho: con riffs abrasadores que cortan a través del humo. El escenario estaba oscuro cuando la banda comenzó con el tema “The Shake Dog Shake” de The Top; con las siluetas de los miembros de la banda bailando detrás de ellos.

Luego, el conjunto de luces se volvió verde, y una parte de un teclado misterioso marcó el inicio de “A Forest”, de su álbum Seventeen Seconds de 1980. Imágenes en blanco y negro de una escena en un bosque aparecieron detrás del grupo cuando la guitarra de Smith zumbó en sincronía con el ritmo. Al final de la canción, Smith estaba empujando el cuello de su guitarra hasta arriba para tocar sus notas más chillonas.

El sonido de su instrumento cambió a un eco estremecedor, y su baterista marcó el ritmo de “Lovesong” de Disintegration. La voz de Smith sonó: “I will always love you”, a medida que se diluía el acorde final. Luego aumentaron el ritmo con “Just Like Heaven” y el escenario se volvió azul. Mujeres bailaban salvajemente entre las mesas caras de la pista de baile y los asientos baratos, gruñendo junto con Smith.

“Creo que tenemos tiempo para una más”, dijo Smith a la multitud mientras tocaba una guitarra negra con una estrella blanca en la parte frontal. La multitud aplaudió y una guitarra marcó el inicio de “Boys Don’t Cry”. A medida que la pantalla detrás de ellos mostraba fotos de toda su carrera, se podía sentir un aumento emocional en la audiencia que sugería que el título de la canción no era realmente cierto. Y con un dulce agradecimiento y un tímido mordisco en el labio, Smith y compañía abandonaron el escenario.

En una entrevista con Rolling Stone después de las noticias de la inclusión de The Cure en el Salón del Rock & Roll, el antiguo baterista y teclista Lol Tolhurst dijo que tenía esperanzas de reunirse en el escenario con Smith. “El jurado está deliberando sobre lo que podría suceder en la ceremonia, pero estoy en espera de algunas sorpresas”, dijo.

“Siempre escucho de la gente lo mucho que The Cure tocó sus vidas”, agregó Tolhurst. “Obviamente, es bueno que la gente diga que algo que has hecho ha significado tanto para ellos, pero a nivel personal es gratificante si lo tomas de la manera correcta porque de lo contrario puedes dejar que tu ego se vuelva completamente ridículo. Eso no es realmente lo que quiero experimentar”.

El buen momento de The Cure continuará este verano con un espacio en el festival de Glastonbury 2019. Se dice que la banda también está terminando de trabajar en su nuevo álbum, el primero desde el 4:13 Dream de 2008.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *